Indagación apreciativa

Los cinco principios de la indagación apreciativa son:

  1. El principio construccionista: basado en lo que creemos ser verdad determina lo que hacemos, y el pensamiento y la acción nacen de las relaciones. A través del lenguaje y el discurso de las interacciones cotidianas, las personas construyen las organizaciones que habitan. El propósito de la indagación es estimular nuevas ideas, historias e imágenes que generen nuevas posibilidades de acción.
  2. El principio de simultaneidad: Cuando examinamos los sistemas humanos los cambiamos. Y las semillas del cambio, las cosas que las personas piensan y hablan, lo que descubren y aprenden, están implícitas en todas las primeras preguntas. Las preguntas nunca son neutrales, son directivas y los sistemas sociales van en dirección de las cuestiones que discuten de manera más persistente y apasionada.
  3. El principio poético: La vida organizativa se expresa en historias que las personas se cuentan todos los días y la historia de la organización se coescribe constantemente. Las palabras y los temas elegidos para la indagación tienen un impacto que supera con creces las palabras en sí mismas. Invocan sentimientos, comprensiones y mundos de significado. En todas las fases de la indagación, se hacen esfuerzos para usar las palabras que designen, animen e inspiren lo mejor de las personas.
  4. El principio de anticipación: Lo que hacemos hoy está guiado por nuestra imagen del futuro. Los sistemas humanos siempre proyectan ante ellos un horizonte de esperanza que trae poderosamente el futuro hacia el presente como un agente de movilización. La indagación apreciativa utiliza la creación artística de imágenes evocadoras positivas sobre una base colectiva para remodelar la realidad anticipatoria.
  5. El principio positivo: El impulso y el cambio duradero requieren un impacto positivo y un vínculo social. Los sentimientos de esperanza, entusiasmo, inspiración, camaradería y alegría aumentan la creatividad, la apertura a nuevas ideas y personas y la flexibilidad cognitiva. También fomentan los vínculos y las relaciones sólidas que existen entre las personas, necesarios para la indagación colectiva y el cambio, especialmente entre los grupos en conflicto.